Alemania, es un país mundialmente conocido por el negro episodio de historia a manos del Nazismo, pero más aún por sus productos y maquinarias...

Alemania, es un país mundialmente conocido por el negro episodio de historia a manos del Nazismo, pero más aún por sus productos y maquinarias de gran duración y calidad, y por el festival que cada año atrae a nuevos visitantes, desde todas partes del mundo. Me refiero al Oktoberfest, que este año se llevará a cabo entre el 16 de septiembre y el 3 de octubre.

Durante todo el transcurso del festival, los participantes disfrutan de la bebida nacional, la cerveza y claro, siempre hay espacio para los platos de degustación gastronómica que los identifica entre otras tantas culturas.

Pero, la particularidad que trae este año, es que el festival busca calar y posicionarse entre las exigencias del mercado cada vez más numeroso del mundo digital. Comprendiendo que la tecnología ha permitido facilitar la vida de las personas, las labores que se realizan a la vez que promueven la interconexión social, este año la propuesta del Oktoberfest, es trasladarlo al mundo digital pero sin perder la esencia que lo caracteriza.

Para ello, hasta los momentos se han presentado dos aplicaciones, que pueden ser bajadas por los visitantes para disfrutar al máximo su estadía y sacar el mejor provecho de la tecnología, mientras disfrutan de un trozo de la cultura bávara.

El caso de la primera aplicación, cuyo mecanismo no es nada novedoso, aunque si su implementación, consiste en la posibilidad de pagar las bebidas y comidas desde dicha aplicación, es decir con dinero de tipo electrónico. Así que, la excusa de haber dejado la billetera en casa, no servirán de mucho, cuando tus amigos te pidan que invites la próxima ronda de bebidas.

La segunda aplicación, de mayor complejidad, ejercerá la función de una guía turística en línea, que no sólo mostrará el plano del recinto, para evitar que te pierdas entre la multitud, sino que también estará en capacidad de detectar aquellos sitios donde se encuentren espacios libres para degustar de las cervezas y comidas.

Así, que como puedes ver, el mundo digital cada vez se enlaza más estrechamente con el real y demuestra que no es tan abstracto como podíamos haber llegado a pensar. Bienvenidos a la era 2.0 digital.

George Perez